PACO VELEZ




 

ARTIST STATEMENT
In the entangled streets, hills and dry riverbeds of Nogales, Sonora, Mexico (port of entry with U.S.A.); vagrant ghosts litter the floors with memories of kin and friends that sleep in the four burial grounds of Nogalitos. Place where poets write lyrical verses to dogs, city where children are born into the names of dead saints and statues. This is the someplace where I was brought into existence. Where the automated walk daily to the maquilas, and their burrowing offspring sell gum at the border crossing; here the breathing occupy the necropolis and the dead exile themselves in the midst of the living.
     Paco far removed nickname for Francisco patron saint of misspent youth, street brawler and sometime soldier. My nature set in place by catholic tradition and border crossing resident alien cards, so I play out my roles. I am clandestine, wetback, animal; rodent like foraging mammal, I am ambiguous “no soy de aqui ni soy de alla”. Bastard product of two nations that deny me; steel walls, and barbed wire fences are my urban landscapes. I am human/monster influenced by my environment, teratology. Soy, Paco Velez and from these stimuli my art is created. Culture and Tradition transcend all borders. America you wear me out, I adore you.
Declaración Artística
 
En las calles enredadas, colinas y ríos secos de Nogales, Sonora, México (puerto de entrada con los EE.UU.); fantasmas vagabundos dejan en desorden los pisos con memorias de parientes y amigos que duermen en los cuatro panteones de Nogalitos.
Lugar donde los poetas escriben versos líricos a los perros, ciudad donde los niños nacen con nombres de santos, muertos y estatuas. Éste es el lugar donde yo nací. Donde los automatizados caminan diariamente a las maquilas, y sus hijos/ hijas venden goma de mascar en el paso de la frontera; aquí los vivos ocupan la necrópolis y los muertos encuentran exilio entre los medios vivos.                                                                                                                                                                
  Paco, mi  nombre, un apodo distante de San Francisco, santo de la juventud mal vivida, santo de la vida callejera, santo del algunas veces soldado. Mi naturaleza fijada por la tradición católica y micas de residentes del paso fronterizo. Con esto puesto en pie actúo mis diferentes papeles telenoveros. Soy clandestino, puto mojado, animal; mamífero, roedor y madriguero. Soy ambiguo "no soy de aquí ni soy de allá”. Soy un producto bastardo de dos naciones que me niegan. Las paredes de acero, y los cercos de alambre de púa son mis paisajes urbanos. Soy un monstruo humano creado por mi ambiente, teratología. Soy Paco Velez, y de estos estímulos nace mi arte. La cultura y la tradición superan todas las fronteras. América me cansas con tus maneras de ser, pero te adoro.